Por Cristina Arias, El Progreso.

No hay gota que se les resista. Los fundadores de la vilalbesa Data Monitoring, que tienen monitorizados tanques de leche de 18 granjas gallegas y los depósitos de agua de ocho concellos lucenses, se zambullirán ahora en el mundo de la cerveza

Conocen todos los secretos de la materia en estado líquido. Son especialistas en vigilar el agua y la leche y acaban de sumergirse en el mundo de la cerveza. Tienen ojos en los depósitos municipales y en los tanques de algunas granjas; sensores que vigilan las variables y recogen datos para controlar la producción, evitar posibles averías o simplemente facilitar el trabajo a concellos y ganaderos, que reciben la información en tiempo real en la pantalla de un móvil.

Los vilalbeses Germán Feijóo y Germán Corral, César González, afincado en Castro, y Gonzalo Abuín,de Lugo, crearon en 2017 Data Monitoring, una empresa con sede en la capital chairega que en pocos años pasó de ser solo una idea a no dejar de crecer.

«La empresa nació sin pensar. No hubo el vamos a hacer esto», dicen. La petición de un ganadero vilalbés para controlar la temperatura de la leche en los tanques de refrigeración y su afición por los microcontroladores fueron la chispa para desarrollar un sistema de monitorización y una aplicación que traslada los detalles desde el interior de cualquier recipiente con líquido a un móvil.

«Viejenials», como ellos mismos se definen, «emprendedores mayores –de 46 y 53 años–» que vienen de sectores muy diferentes (un profesor ingeniero informático, un ingeniero informático, un ingeniero forestal y un técnico de electrónica) se lanzaron a la aventura sin pensarlo. Y fue un éxito.

Colocan microsensores para conseguir información que envían a la nube para que se pueda consultar en tiempo real en un móvil

En la actualidad, tienen monitorizados tanques de 18 granjas gallegas a través de un grupo colaborativo junto al Cetal y la empresa de servicios veterinarios PSVET –en Lugo hay tres: ganadería Novo, en Vilalba; Granxa Maruxa, en Monterroso, y A Cernada, en Palas de Rei– el resto en la provincia de A Coruña y siete concellos lucenses ya utilizan su aplicación. Ribeira de Piquín y A Pastoriza fueron los primeros, a los que se sumaron Castro de Rei, Portomarín, Antas de Ulla, O Valadouro y Abadín. Y otros, como Xove, Guitiriz, Muras, Ourol, Friol o Riotorto, ya iniciaron contactos para implementar el sistema.

En las granjas vigilan que la leche no suba de su temperatura ideal, entre los dos y los cuatro grados. Además controlan el consumo energético de cuatro máquinas (el agitador, el compresor, la máquina de ordeño y de lavado). «El sistema también nos avisa si hay cortes de tensión», dicen. Igual que en los depósitos de agua, donde los sensores miden el nivel de agua y también el de cloro.

«Nacimos con la leche, pero crecimos con el agua», explican los empresarios, mientras fijan su mirada en otro líquido, la cerveza. Y es que acaban de ser seleccionados por el programa de emprendimiento colaborativo The Hop de Estrella Galicia entre más de 100 propuestas. «Estamos muy ilusionados, vamos a trabajar en un proyecto piloto», dicen, mientras en una demostración de que su cabeza va más rápido que cualquiera de los líquidos que espían hablan sobre futuros proyectos como monitorizar el alumbrado público o silos de ganado. ¿Cuál es el techo? No lo hay. «Todo es lo mismo, recoges datos y los mandas a la nube».